Surviral

Hacer deporte en casa: conviértete en tu mejor aliado

Gimnasios cerrados, en algunos casos, calles abarrotadas de corredores y de gente que sale a pasear. ¿Qué hacemos? Existen soluciones para hacer ejercicio sin necesidad de salir a la calle.

Pongámonos en el hipotético caso de que hay una emergencia o un estado de alarma que nos obliga a entrar en cuarentena; a quedarnos encerrados en casa, tal vez en un piso pequeño, sin poder salir más que por casos de absoluta necesidad. Lo primero que te preguntarás es, seguramente, cómo organizar tu rutina; y no solo a nivel de supervivencia, sino también de salud tanto fisiológica como psicológica.

 

En este caso, contar ya con una rutina de ejercicios físicos ayuda mucho, al igual que mantener un estilo de vida saludable, reservarle tiempo, canalizar la energía, desahogarse, deshacerse de la frustración de sentirse encerrado o, simplemente, mantener un equilibrio controlado entre el trabajo intelectual y el físico.

 

Hay numerosas posibilidades formativas que puedes seguir incluso dentro de un espacio muy limitado de dos metros cuadrados, utilizando el propio peso del cuerpo; es decir, sin necesidad de equipamiento. Las redes sociales y todo Internet están llenos de opciones en todos los idiomas. No se trata de ninguna novedad ni de una moda pasajera: los ejercicios físicos desde casa (home workout) han existido desde siempre. Como ejemplo, tenemos lo que nos proponía el gran Arnold Schwarzenegger en la década de 1970:

Hay que probar todos estos ejercicios. ¡Anímate! No hace falta aprender movimientos ni ejercicios complejos ni sofisticados para crear un buen repertorio de entrenamientos que sean completos. Si no cuentas con un monitor o entrenador personal para controlarte e identificar las malas posturas, puedes hacer ejercicios básicos que son fáciles de aprender o que ya conozcas. Algunos ejemplos son los burpees, las flexiones de brazos y de piernas o squats, los lunges, los abdominales, los saltos corriendo y en alto o ponerse a correr en el sitio. Lo que marcará la diferencia será su ejecución en serie o en circuitos temporales intercalados. Esto te permitirá entrenar distintos tipos de fuerza o de resistencia.

 

Si solo te interesa tonificar o trabajar la resistencia de algunos grupos musculares concretos, puedes hacer series y repeticiones. Pero, si también quieres mejorar la capacidad cardiovascular, la rapidez de recuperación entre ejercicios, la potencia o la agilidad en general, haciendo al mismo tiempo cardio o alguna actividad que consuma mucha energía, lo ideal es crear circuitos de entrenamiento en los que el tiempo de esfuerzo físico y de recuperación estén cronometrados. Te recomiendo buscar entrenamientos con las palabras clave «entrenamiento de intervalos de alta intensidad», «interval training» o «HIIT».

Yo también entreno y actualmente soy instructor de Muay Thai (boxeo tailandés) y de cross training funcional. A lo largo de los años, me he dado cuenta de una cosa: cuando entrenamos, especialmente en el caso de artes marciales de contacto, no solo ejercitamos el cuerpo, sino también nuestra resistencia psicológica al cansancio, al dolor y al deseo de abandonar. Esta resistencia hay que entrenarla y desarrollarla progresivamente, al igual que hacemos con los músculos.

Resérvate unos días y unas horas para el entrenamiento y respétalas. El entrenamiento comienza a partir de entonces; cumple la promesa que te has hecho. Ponte sesiones de 40 a 50 minutos para que así no sean demasiado exigentes a nivel mental. Solo los deportistas profesionales y las personas que están muy acostumbradas a hacer ejercicio intentan llevar cada sesión de entrenamiento al límite. La forma correcta de empezar es llegar al fin de la sesión con cansancio, pero no agotamiento. El sentimiento que debe prevalecer después de cada entrenamiento es la satisfacción y el disfrute. De esta forma, encontrarás la motivación necesaria para comenzar la próxima sesión y con esto, paso a paso, conseguirás superar tus límites y enfrentarte a la siguiente serie de ejercicios con mayor intensidad.

 

Estar en forma significa estar más activo, más atento, ser más rápido, tener una mayor capacidad de concentración y una mejor calidad de sueño; en resumidas cuentas, significa mejorar.

Si quieres conseguir más ideas para seguir circuitos y ejercicios desde casa, puedes consultar mi canal de YouTube (en italiano)

Christian Piana | Redactor y Entrenador deportivo

Entrenador deportivo, creador del método Thai Training Milano, apasionado por la literatura y la fotografía.

Copy link